miércoles, 10 de noviembre de 2010

¿Lo estás viendo? Espero que si, un beso.

Que lindo pensar un ratito en olvidarse de todo, de todo todo, lo malo y lo bueno, y por un segundo sentirse feliz ante ese mundo grande, que parece minúsculo al verlo junto a uno de esos sueños compartidos que se hace realidad.

Lo único en lo que pensaba hoy era en que lindo hubiese sido haberme levantado como si nada hubiese pasado, como si fuésemos juntos, como si fuésemos nosotros, de nuevo; hoy te sentí, te quise tan cerca que el frío de la noche bajo el cielo entumecido me hizo sentir más solo, tan solo, tanto que pensé por momentos que todos los que estaban alrededor, habían desaparecido. Algo así como la solitude de Bourdie, estaba solo entre la enorme multitud, imaginando tu cara delante de cada una de esas nucas que miraba al frente, mirando a un lado a cada rato para abrazarte tan fuerte, hasta exprimirte, y que nos miremos a los ojos hasta que se vayan todas las lágrimas.

Al final fue como sentir a cada rato lo mismo que se siente cada vez que te despertás y al lado ya no está, no queda nada más que los resabios de quien se jactaba ser quien más quería, quién más quiso y a quién quizás, le fue tan fácil decirlo de nuevo.

Hay querida fábrica, te tenía abandonada, perdón, hizo mucho calor, no es mi culpa. Igual me di cuenta que mandaste algunas de las pequeñas nubes espías, pero había tanta luz que las pude ver con claridad. Entre nosotros, gracias, las sentí como un poco de compañía.

Muchas cosas nunca voy a comprender querida fábrica, y me ponen un poco triste. Es muy difícil encontrar un poco de luz entre la oscuridad. ¿Por qué no dejaste alguna pista?

Por hoy me retiro, prometo volver a escribirte pronto, o conseguir las palabras de alguien más al menos.

sábado, 18 de septiembre de 2010

CONTACTO INUSUAL DE LA FÁBRICA

Hemos recobrado una bolsa de correo que se perdió en un accidente de avión, el 16 de Julio de un año indeterminado, en Mont Blanc. Le mandamos la carta adjunta a su dirección junto a nuestras disculpas por el inusual retraso.

Jacques Grasjeau, director del Servicio al Consumidor de la Fábrica de nubes, Sede Hemisferio Norte.

A continuación la carta recobrada:


16 de Julio de un año indeterminado,


La luna, salió despacio no se atreve, a tocar la noche

fotografías, que nos sacamos quedan ya, en el álbum del olvido

y vos sabes, que el mundo gira al revés si nos peleamos, otra vez los simpsons

vos entendés, como me cuesta creer que nos amamos

un llanto, previo al instante de soñar, con el tiempo eterno

los piés descalzos, sobre un césped desconocido, que no caminamos

y vos sabes, que el mundo gira al revés si nos peleamos, otra vez los simpsons

vos entendes, como me cuesta creer que nos amamos


Desde algún pequeño lugar de esta enorme fábrica.

sábado, 11 de septiembre de 2010

INT. GRAN SALÓN - NOCHE

María espera contra una pared con Ana de la mano. Se encuentra agachada para tener el punto de vista de la niña.

ANA
¡Mirá!

Ana señala a Sofía que se encuentra de pié tras los asientos.

MARÍA
Hay esa chica, no sé cuanto bien
le hace a tu hermano.

ANA
(sonriendo)
A mí me cae mal.

Sofía se da cuenta que la están mirando, más que nada por la mano en alto de Ana. María se da cuenta de esto y le baja el dedo rápidamente. Sofía sonríe y se dirige a saludarlas.

MARÍA
Ana, no hay que señalar...
(guiñando un ojo)
Si te están viendo niña.

Sofía le da un beso a Ana y luego se levanta para saludar a María.

SOFÍA
Hola, disculpen pero ¿lo vieron a Mati?

ANA
Yo lo vi corriendo por ahí.

SOFÍA
¿Por donde?

Ana indica haciendo un gesto con la cara.

ANA
Por ahí...
(susurrando)
Es que no puedo señalar si
me están mirando.

María se ríe para adentro. Sofía sonríe pero no termina de comprender.

SOFÍA
Bueno, voy a ver si lo
encuentro, muchas gracias.

Sofía se despide sonriente y se va caminando. Inmediatamente se da vuelta, Ana le saca la lengua y María le hace un gesto de burla. Las dos se miran y se matan de la risa.

jueves, 9 de septiembre de 2010

SOBRE LAS RESPUESTAS DE FELICIDAD

Y por qué no creer en una felicidad, aunque sea aparente, que aparece al final de un camino, en lugar de al comienzo de otro.

Después de un proceso, sentirse llenos, pero llenos de verdad y no ilusoriamente. Aunque por más llenos que nos sintamos falta algo, algo que no llega, o que estaba y se fue, o que nunca estuvo, y eso sería lo más triste, quizás.

Entonces querida fábrica, no entiendo, siendo felices nos sentimos llenos ¿no? Pero hay veces que estamos llenos sin ser felices.

Quizás te entiendo un poco mejor si pienso en el momento en que estás lleno de ilusiones ¿a eso te referís? O quizás realmente no estoy viendo más allá de mi ombligo hoy.

Hoy una etapa del proceso llega al fin, y nos deja tristes, felices, "llenos", esperando la próxima, que no avisa cuanto tardará en llegar.

Y me pregunto ¿descansaste querida fábrica después de una semana de cielos enteramente cubiertos por tus nubes grises? Noté que estos días solo se te escaparon algunas pequeñas, desorbitadas, sin rumbo aparente.

¿La nube gris está triste? ¿O al contrario? Quizás la nube gris es feliz porque está llena, y técnicamente no se trata de una ilusión. O quizás la idea consiste en que la nube pasa a ser feliz, luego de dejar salir lo que tiene dentro, se ablanda, se hace más clara, y por último se desarma lentamente para dejar al sol atravesarla y dar con sus rayos sobre todos esos que esperaban impacientes por un nuevo comienzo, sin darse cuenta que el proceso de felicidad quizás esté en el proceso en sí, y no en esperar por que el nuevo comience.

Como diría a los gritos nuestro amigo PM "- When I get to the bottom, I go back to the top of the slide, Where I stop and turn, and I go for a ride, Till I get to the bottom and I see you again; Yeah, yeah, yeah -"

Quizás realmente lo bueno de todo sea el momento en que llegamos abajo, para saber que la vamos a ver... y aún así, sabemos que si volvemos a subir siempre va a quedar por delante, ese momento en el que llegamos abajo nuevamente ¿no?

Querida fábrica, para vos ¿alguien se puede negar realmente a contestar una pregunta tan simple como cómo estás? ¿Si? Y ¿por qué será? Ya se, hoy no paro de hacer preguntas, pero igual que te importa, si igual nadie espera que respondas ¿sabías?

Igual supongo que siempre debe estar el iluso ansioso que te repite la misma pregunta, día a día, indignándose cada vez más al ver que a vos solo se te puede contar cosas, porque, vamos, que realmente al momentos de hablar cosas de verdad, últimamente, no haces más que abusar de tu erudito beneficio del ser la fábrica, la fábrica de la cual nadie espera respuestas.

Lleno, feliz, triste, sorprendido, admirado y pensando en los nuevos caminos me despido de vos, hasta la próxima vez, que ilusamente, te escriba sabiendo como funciona, pero igual así, esperando que un día, una de esas nubes sueltas que se escapan por error, vuelva hacia adentro, te maree, y quizás te haga ver un poquito más allá del malo de la película, por que alfinal, hasta A. Borden termino teniendo un poco de corazón ¿no? (y no sé si notaste, quien termino siendo el malo de esta película, te dejo una pista, era un mago)


domingo, 5 de septiembre de 2010

FELICES DE FELICIDAD

Hoy te escriben centenares de personas, cada una con un propósito en particular. Quizás contarte de un hecho fabuloso, averiguar sobre las nubes de mañana, o preguntarte por el concurso, quien lo sabrá mejor que vos.

Lejos de todo eso, te escribo tras haber visto la felicidad encarnada en los ojos de una persona. La sinceridad y ese "no se que" llenaron cada una de las palabras, para hacer de esa mirada, testigo y culpable (a la mejor manera Kilpatrickiana) de quien me dijo: soy feliz.

Cómo ser feliz quizás sea uno de los tantos interrogantes que te deben llegar a diario, y de seguro, debe ser de lo más extraño pensar en contestar lo inentendible (igual corres con una ventaja, nadie espera que respondas).

Después de ver a los ojos a esa persona, que con toda la sinceridad que nunca nadie pudo juntar en una frase, afirmó ser feliz, hoy me siento capaz de decir que me sentí feliz, por él, por ellos, por ellas, y por el simple hecho de saber que ellos son felices (y lo serán más). Fue el momento de felicidad más sincero y menos egoísta que hoy me puedo imaginar haber pasado.

Me contaron un secreto, no sé si creerlo, pero tiene sentido: es mucho más fácil ser feliz si la gente que querés está feliz.

Pienso, quiero ser feliz ¿soy egoísta por afirmarlo? ¿Se puede querer ser feliz? Por lo que hoy veo es algo que depende mucho más allá de lo que uno pueda llegar a intentar tocar, pero quizás, en parte, la clave venga de ese pequeño secreto (no se lo cuentes a nadie, o mejor, contáselo a todos a ver que pasa)

Quizás para ser feliz hay que conservar un poco de ese ego, o quizás realmente, se pueda llegar a la felicidad pura dejando de lado todo el ego del mundo, y pensar por un momento, en alguien más(*), o en sentirse parte de esa energía capaz de dar la vida misma y llegar a lugares inimaginables.

(*) en alguien más de verdad, y no pensar en alguien más en tanto solo a una compañía que nos hace sentir extrañamente llenos.

Es fácil decirlo, pero hoy intento creer realmente que Franny tenía razón (-. Estoy harta de tanto ego, ego, ego. Del mío y del de todo el mundo. Estoy harta de que todo el mundo quiera llegar a alguna parte, hacer algo diferente, ser alguien interesante. Es repulsivo... lo es, lo es. No me importa lo que digan los demás.-)

Sé que las cartas no tienen un destinatario claro y preciso, pero hoy me gustaría que les llegue una copia a la persona que dijo todo sin decirlo, y a sus mujeres, ya que, vamos joder (diría Lucía), no debéis sacarles crédito, después de todo, ellos habéis provocado que la carta se envíe.

A Fede, Andre y Emilia.

domingo, 15 de agosto de 2010

3 - EXT. CALLE/PARQUE Y LAGOS DE PALERMO – DÍA

Matías camina solo con su mochila por una vereda llena de árboles. Muchas hojas caen, es otoño. Observa la gente pasar a su alrededor hasta que al levantar la mirada ve a SOFÍA (17) quien viene sonriendo con las manos por detrás y moviéndose despacio con cierto ritmo, como si estuviese escuchando música. Se saludan con un beso en la boca. Ella es una chica muy bonita, un poco más bajita que él, pelo negro y siempre con una sonrisa particular.

SOFÍA
(sonriendo)
Esa cara me dice que si te pregunto
cómo estás me vas a sacar corriendo.

Matías sonríe, no le contesta, camina unos pasos más y se sienta en un banco haciendo que ella haga lo mismo.

MATÍAS
¿Y yo sí te puedo preguntar cómo te va?

SOFÍA
A mi me va bien ¡él que va caminando
como si tuviese dos elefantes dentro
de la mochila sos vos nene!

Ambos sonríen y luego él cruza su brazo alrededor de ella. Ella hace un gesto demostrando tener frío y él la abraza aún más fuerte.

SOFÍA
¿Otra vez la escuela?

MATÍAS
No. Bueno si, qué se yo.

SOFÍA
¿Qué pasa Mati?

Matías mira hacia el otro lado.

MATÍAS
Nada, si, la escuela, la gente, el
piano. Todo un poco.

SOFÍA
Bueno che, que tampoco es para tanto.

MATÍAS
Si, puede ser. Pero hay veces que me
gustaría desaparecer del mundo. ¿Te
imaginas? Un día te despertás y podes
elegir no existir más, sin que nadie se
pregunte donde fuiste, donde estás o
donde estarás. Directamente nunca
exististe.

Sofía continúa mirando a Matías buscando encontrar su mirada. Luego se levanta abruptamente tirando de su brazo para que la siga. Camina un tanto rápido sonriendo, casi trotando. Matías devuelve una sonrisa y la sigue.

SOFÍA
¡Quizás no esté tan bueno desaparecer
del todo! ¿Y a mi no me verías más?

MATÍAS
Jaja, no bueno haría un paréntesis en la
desaparecida para poder aparecer un
ratito cada vez que te quiero ver.

SOFÍA
¿Un ratito nada más?

MATÍAS
(riendo)
¡Bueno está bien! Todos los ratitos
que quieras me puedo aparecer a
visitarte.

Se abrazan mientras caminan cerca del lago. Hay gente haciendo deporte que pasa trotando a su alrededor. Matías mira a las aves que están cerca del agua.

MATÍAS
Pero fuera de joda, sería genial ser
como uno de esos pájaros. Podes
descansar en una rama, volar un poco,
volar un poco más. Nadie te preguntaría
nada.

Sofía abraza a Matías.

jueves, 5 de agosto de 2010

Domingo PARTE 1

¿Qué pasa si todos los días pasan a ser domingos?
Imposible dejar de preguntarse ¿por qué terminan las cosas?, cual es o son las razones, o para que lado van, y no sé, no sabés, nuca se llega a una respuesta, y después ves algo, una mierda y decís, que mierda, ¿será por eso? y sí digo o decís, si, fue por eso, pero no lo creo, no crees que fuera por eso, no quiero creer en eso, no querés creer y no me lo imaginaría ¿y si fue eso? Si fue eso realmente, todo un mundo se desarma, se quiebra, cae hasta donde caen las utopías al chocarse con la realidad .

Esta semana fueron todos domingos.

domingo, 25 de julio de 2010

RESOLUCIÓN 255/10

- Quizás a veces la forma más fácil de resolver los problemas sea olvidarse de todo ¿no? - le preguntaba el encargado del subsuelo subido al altillo, tratando de comprender lo indiscernible.

lunes, 19 de julio de 2010

INTRODUCCIÓN A LA FÁBRICA

Estas notas a la fábrica de nubes no son más que esas notas insustanciales de uno al otro, donde no se esperan respuestas (o solo saber, por las nubes con agua).

La fábrica de nubes no es mía, ni tampoco la inventé, se la debo a alguien más. Solo le escribo para saber cuando va a comenzar a funcionar.

Hay varios niños y niñas que se preguntan donde está y porque funciona a veces. De donde salen esas nubes sueltas que aparecen (ahí es cuando se les explica que fue un error en la fábrica, ese día no tenían que salir nubes, pero esta se les escapó), y por qué hay días en que se distinguen muy bien unas de otras, y no porque haya cielo entre medio, es más, el cielo esta cubierto casi en su totalidad, pero es como si las nubes tuviesen relieve, contraste, como si fuesen nubes propias en si mismas.

Querida fábrica de nubes, quería saber si puedo aprender a hacer una de esas nubes sueltas que se escapan por error.
Participo en el concurso, pero se que no soy el único en querer ir.

Antes del tiempo era todo azul, libre de suspensión.- (gran L.A.S.)

domingo, 18 de julio de 2010

CHICO Y CHICA

Siempre pensé en las millones de formulas que pueden existir de "chico y chica". Es que quizás siempre se puede llegar a un chico y chica. También se puede hablar de chica y chica o chico y chico (y más hoy) pero sería difícil diferenciarlos en los que hoy planteo.

Chico y chica se conocen por casualidad. Chica ve a chico esperando el colectivo, lleva en la mano un libro (el que ella tiene en su mochila). Chico le sonríe al ver que chica mira su libro y le hace un chiste con respecto al título de este.
Chica ríe. Chico también.
Chico deja pasar su colectivo inventando que espera el mismo que chica.
Chico y chica comienzan el viaje (aunque chico jamás llegará al trabajo ese día).

O sino, chico camina por la plaza. Chica cambia el rumbo de su rutina, está apurada, en vez de seguir por la vereda decide cruzar la plaza en diagonal por más de la profunda oscuridad de la noche.
Los caminos que chico y chica llevan en la plaza indican que no se cruzarán, chico casi llega al final de una de las esquinas, cuando chica recién entra por la esquina más lejana de la diagonal contraria.
Chica avanza rápidamente. Chico está por llegar a la calle cuando recuerda que no devolvíó la película al videoclub que cierra a las 9:00. Son 8:55. Chico corre rápidamente por el camino que ya recorrió. Chica llega casi al centro de la plaza. Su vestido se engancha en un banco a casi dos metros de la intersección de las diagonales. Chico vuelve a mirar su reloj. Se apura. Chica logra destrabar su vestido y da ocho pasos cuando choca con chico. Todos los libros de chica caen al piso. Chico suspira y se disculpa. Chica está enojada (aun no vio a chico). Chico la ayuda. Chica mira a chico. Chico mira a chica.

Para dar inicio a estas notas a la fábrica de nubes les presento un chico y chica particular. Están invitados a crear un chico y chica (no importa si es real, inventado, robado o basado en una tonta comedia romántica)

Chico encuentra a chica.
Chica se va. No vio a chico.
Decepción.
Chico permanece inmóvil en ese instante.
Chica espera afuera por "x" motivo (¿qué produjo esa x?).
Chica y chico están a menos de cincuenta metros sin saberlo.
Chico parte hacia las profundidades de la noche.
Chica se mantiene parada frente a la inmensidad del mundo que la rodea, sin ver pasar a chico frente a sus ojos.
Chico camina hacia atrás para volver a ver a chica.
Chica ríe (felicidad).
Chico y chica felices ¿para siempre?¿o desde siempre?
Chico y chica tenían que encontrarse en ese preciso momento. Sin saberlo compartieron espacios, situaciones, especulaciones, sentimientos, y sobre todo colores. Chico era para chica tanto como chica para chico.

Chico buscaba a chica, pero no la encontraba.
¿Qué buscaba chica? ¿A chico?

Chico y chica vivieron felices para siempre (¿utopía?).
O chico y chica marcaron diferentes rutas a sus caminos. Quizás uno de los dos pensaba que sus destinos no estaban tan separados como para tomar distintos caminos. O que podían ir primero a uno y después al otro por más que estén a millones de kilómetros, con tal de ir juntos.
Chico o chica quiere o no quiere desprenderse de chico o chica.
Chico se pregunta como se llega al punto en el que la otra persona no quiere saber que el otro existe. Siente como es borrado, como desaparece, aprende a desaparecer (aunque no sabe como), no es nada, deja de ser para quedar varado en ese instante en el que quedó cuando chica se fue a los cinco minutos de haberla encontrado por primera vez. Chico prefiere que paren el mundo porque se quiere bajar.